La verdad es que no sabría decir por que decidí crear este blog. Lo más sencillo, sería reconocer que siendo el escribir historias algo que siempre me ha gustado. La posibilidad de exponerlas para que cualquiera pueda leerlas me incentivó a tomar la decisión. Sea como sea, esta resultando una interesante experiencia, un atractivo divertimento del que quiero hacer participe a todo el que guste.







Para cualquier sugerencia, crítica u opinión.






jaestrelles@gmail.com






























sábado, 24 de noviembre de 2012

Emergencia

-Emergencias, dígame-
-¡ Oiga necesitamos que envíen a la policía ¡ Acabamos de encontrar un cadáver en la puerta de casa. Estamos en la travesía  de El Carnaval con…
-Perdón señor. ¿Ha dicho un cadáver?
-¡Si un cadáver¡ ¡Un muerto¡ Es horrible.
-Hay señales de agresión.
-De agresión… Si, si. Dios santo señorita, hay sangre por todas partes, es una carnicería.
- Un momento señor, por favor mantenga la calma.-
-¡La calma¡ ¡Mierda¡ le digo que esto es espeluznante.
 -Si, le entiendo. Pero necesito que responda a unas preguntas. Tranquilícese un poco y todo será más rápido.
-¡Tranquilizarme¡ Joder. Estoy de los nervios. Tiene que mandar a alguien de inmediato.
-Si por supuesto. Ha dicho que está en su casa. ¿Conoce a la victima?
-¿Conocerlo? ¿Victima? ¡No¡ Mierda no conozco de nada a este tipo. Acabamos de cenar en casa de unos amigos y al llegar al portal nos encontramos con esto. ¡Joder¡  es que no ha escuchado nada de lo que le he dicho.
-Esta bien señor, tranquilo nos ocuparemos de todo.
-¿Cuándo?
-De inmediato ¿Dónde está?
-¿Cómo que donde estoy? En mi casa.
-¡Señor¡ Necesito su dirección.
-Dirección, mierda, Travesía del Carnaval número veintisiete, esquina Galileo Galilei
- Esquina Galileo Galilei veinti…
-¡Veintisiete¡ Travesía del Carnaval esquina Galileo Galilei   número veintisiete. Frente a la glorieta de El Centenario… ¡Mierda, mierda, mierda¡
-¿Señor? ¿Señor me oye? ¿Está bien, que está ocurriendo?
-¡Joder¡ ¡Joder¡
-Señor, responda. Señor… ¿Sigue ahí?
-Es mi mujer.
-¡Su mujer¡ ¿Esta ahí su mujer? ¿Se encuentra bien, esta herida?
-Se ha desmayado
-¿Desmayado?
-Si, si. Desmayado ya le he dicho que esto es una carnicería. Por Dios envié a alguien de  una puñetera vez.
-Tranquilo paso el aviso, llegarán en unos minutos.
-¡Minutos¡ El aviso…No me joda ya tendrían que estar aquí.
-Lo estarán pronto. Señor, señor me escucha…
-¿Qué? ¿Qué? Maldita sea ¿Qué más necesita?
-Por favor. Podría indicar que señales evidentes de violencia muestra la victima.-
-¡Evidentes¡ ¿Quiere decir aparte de que le hayan machacado la cabeza y que sus sesos estén esparcidos por toda la acera?

18 comentarios:

Liova dijo...

Humor negro muy real!!!! Besos desde Cáceres.

Marita dijo...

Qué macabro!!!...jaja...pero yo perdería los nervios con la telefonista...muy bueno....besoooosss

LOBEZNA dijo...

Quería darte las gracias por tu comentario en mi blog. Un saludo.

Cris dijo...

Jaja, me ha encantado la frase final.
Muy bueno, el relato. Me pasaré para leer más cositas.
Saludos.

Meg dijo...

jejeje, real como la vida misma, me alegra saber de tí nuevamente, un beso!

Cuentis dijo...

Muy vibrante, y con un punto de recochineo. Me ha gustado. Me gustan los cuentos con diálogo.

Si no te importa, te añado a los links de nuestro blog
http://blog.cuentis.com/

¡Te felicito por el blog!
¡Un saludo!

Doctora Anchoa dijo...

¿¿¿Es una serie??? ¡¡¡Síííí!!!

juan andrés estrelles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan andrés estrelles dijo...

Gracias Liova, otro beso para ti.

Seguramente yo también los perdería. Gracias Marita.

Fue un placer visitarte Lovezna, nos leemos.

Cuando quieras Cris estas en tu casa.

Gracias Meg yo también me alegro de haber vuelto. Un besazo.

Se bien venido Cuentitis y gracias por asomarte por mi casa.

Por lo que veo Doctora empiezas a conocerme demasiado. En principio era solo un relato corto. Pero al terminarlo y tras releerlo un par de veces. Si que me asaltó la tentación de escribir una serie de relatos cortos como continuación. Así que tal vez.

kira permanyer dijo...

Ains Juan Andrés que cómico! que divertido! suerte que no le ofreció el alta de una central de alarmas contra asesinatos por cuatro duros... ;-)

Akede dijo...

Espero con ansia una continuación, cada vez me recuerda más la vez en que llamé al 112 jajaja.

abril en paris dijo...

¡Hay que gente con una flema británica que pone de los nervios..!

¡Gracias por tu visita al apartamento parisino ! Estamos todos por aqui más o menos..

Saludos

TriniReina dijo...

Será un relato, pero salvando las diferencias, es la pura realidad de cuando se llama a urgencias: ya sea para avisar de un delito como de un infarto...

Muy bien relatado. Te felicito

Saludos

juan andrés estrelles dijo...

Tú lo has dicho Kira. Era lo que le faltaba al pobre hombre.

Bueno Akede como ya he dicho en principio no debía tener continuación.

Gracias a ti Abril.

Gracias Trini.

pseudosocióloga dijo...

No dejas de sorprenderme...

juan andrés estrelles dijo...

Bueno Pseudo, se hace lo que se puede.

Antony Sampayo dijo...

Menos mal que esa telefonista no atiende emergencias de un hospital, sino más de uno se le muera en la linea, je je je.

Abrazos.

juan andrés estrelles dijo...

Y que lo digas Anthony, hay gente con mucho cuajo.